Mar de Copas

¿Cómo se formó el grupo?
Yo tenía Los Inocentes con Toto Leverone, que es el baterista de Mar de Copas, y donde tocaba otra gente, como Pelo Madueño. A la hora que lo disolvimos quería seguir trabajando con Toto. Con él trabajo a medias muy bien. Estuvimos viviendo juntos en una casa, y en una portaestudio de cuatro canales, portátil, grabamos entre los dos todo lo que es el primer Mar de Copas, en demos. Eso fue en el 91. Ahorramos, tocamos en el estudio de Miki Gonzalez y ahí se fue formando el grupo, durante la misma grabación. Wicho era originalmente el productor, pero entró a cantar. Las chicas eran amigas nuestras, habían estado en la casa mientras grabábamos los demos así que nos hicieron los coros, y lo hicieron bien. El bajista de Miki Gonzalez, Felix Torrealva, también nos apoyó. Luego salió ese bajista y entró otro.

¿Cómo es que un grupo que se formó de esa manera ha durado tanto?
Para empezar éramos muy amigos todos nosotros, nos conocemos de montones de años. Con Wicho hemos trabajado en el grupo de Miki desde el 86, y Toto Leverone es como mi hermano, a Phoebe la conozco desde que teníamos 18 años. Como nos gustó la música que hacíamos y se llenaban los conciertos eso nos posibilitó seguir.

¿La gente iba a sus conciertos sólo porque era buena la música, o es que ustedes se movieron de alguna manera para que fueran?
Yo hasta ahora no me lo explico muy bien. Obviamente el primer concierto fue un concierto muy chiquito donde fueron los amigos. Pero al toque la gente se pasó la voz. Yo también repartí la música e hice promoción por mi cuenta.

¿Entonces primero arrancaron con el casete?
Primero sacamos el casete [Mar de Copas] y un mes después comenzamos a tocar. Pero sí, el casete le gustó a la gente. A cierto tipo de gente, gente más aficionada a la música, gente no muy de música de tono.

¿Cómo fue el contacto con la disquera?
En esa época cuando entramos a la disquera [El Virrey] las cosas no eran tan fáciles como ahora. De mil entraba uno, y con suerte. Nosotros hicimos un contacto con una persona de la disquera, Pedro Cornejo, quien movió el asunto desde adentro, él no tenía Eureka en ese momento, era simplemente de Warner. Fue una cosa que de repente nos ligaba, pero yo no me imaginaba tener un disco a la venta, ni mucho menos. Con el grupo anterior me dieron una patada en el culo en todos los sitios donde fui, y era la misma música. Ahora quiero sacar el longplay para vengarme porque lo tengo grabadito y nunca me lo quisieron editar ni nada.

¿No intentaste sacarlo por tu cuenta?
Para eso necesitas un super capital. La gente que no ha tenido capital y ha tratado de sacarlo independientemente siempre ha fracasado. Menos los maqueteros de Quilca, ¿no?, en ese mercado siempre les ha ido bien (ríe). Yo nunca he sacado maquetas pero los demás del grupo sí lo han hecho con distintos grupos. El primer bajista lo hizo con Eructo Maldonado, Wicho tiene dos con Narcosis, el actual bajista tiene otra con Cimarrones, todos han llegado a sacar algo.Con los Inocentes yo grabé el disco completo y traté de sacarlo por la vía convencional. Ya se había desgastado demasiado como para intentar otra cosa cuando decidí disolverlo. Cuatro años que no pasaba nada. Había un montón de grupos pajas, pero que se disolvieron por lo mismo. Después de años sin que pase nada todos esos aspectos negativos van surgiendo y van aumentándose en el grupo, te desgastas y te mueres.

¿Qué tal les va en las ventas?
Muy bien, mejor que nunca, teniendo en cuenta que es promoción alternativa, promoción no convencional. El primero ha vendido hasta ahorita como 2,500 me parece, pero el segundo se ha vendido considerablemente más. En los cuatro o cinco meses que tiene ha vendido como dos mil copias. Recién ahora vamos a sacar los compactos, 500 de cada uno. Es siempre lo que tratamos de hacer, todo muy poquito a poco, para tener sustento.

¿Se están cocinando algo para los próximos meses?
Sí, tenemos planes totalmente concretos. Ya tengo pensado cómo quiero que sea el disco nuevo, ya sé donde lo voy a grabar. Por mi parte ya están las canciones, por lo menos tengo una buena base para comenzar a trabajar con los demás del grupo. Creo que los demás ya tienen su bases para comenzar a trabajar conmigo. Queremos empezar a grabar en diciembre.

¿Hay alguna diferencia saltante entre las nuevas canciones y las anteriores?
Totalmente. Si no fuera no tendría sentido el asunto. Por lo menos las que yo estoy haciendo son de dos tipos: una música más fuerte que la que hacía, y la otra muy romántica, muy lenta, instrumental, tipo Ennio Morricone. Es un poco rara la música que me está saliendo ahora. Sé que Toto está componiendo por su lado también. El bajista también, y Wicho.

En el segundo casete (Entre los Arboles) notamos que las letras parecieran haber sido escritas por una misma persona, a pesar de que los créditos indican lo contrario.
Sí, las letras en su mayoría las he hecho yo, lo que pasa es que Toto me ayuda a redondearlas. La letra de la canción «Blu Ice», por ejemplo, es totalmente de Phoebe, y la música se la puse yo con el grupo. Pero sí, escribimos cosas muy parecidas, seguro queremos decir lo mismo.

¿Al momento de hacer música se sienten empatados con el estilo de algún grupo?
En el primer casete, definitivamente no se puede negar una influencia del rock español, lo cual es raro porque no es lo que yo más he escuchado en mi vida, y Toto menos, a él casi ni le gusta el rock español.

Te molestan esas comparaciones...
Molesta muchísimo, lo cual no quita que puede ser que tengan razón. De repente porque como uno compone en castellano es el referente que tiene, entonces escribe igual porque es la manera de hablar que más le gusta a uno para las canciones. Y en el segundo casete creo que se han sacado a relucir lo que eran las influencias más antiguas, que es lo que hacíamos antes. Nosotros tocábamos muchas baladas, la onda antigua de Leonardo Favio y todo eso, canciones en una tonalidad menor, medias trágicas, y con letras que podían encajar en un bolero o en una balada de los sesenta. Esa es realmente la influencia más fuerte. No sé si por los Inocentes, ya que gran parte de nuestro repertorio era Leonardo Favio, José José. De chiquillo yo me la he pasado escuchando la Fórmula Quinta, Adamo...

¿Teniendo en cuenta que su música, para bien o para mal, guarda cierta asociación con la música de la nueva ola, por qué no son más populares, por qué no suenan más en las radios?
Por nuestra propia culpa. Lo que pasa es que la promoción en realidad acá parte de la televisión. Lo de la radio no es tan arbitrario, porque depende de que el programador lo decida, eso es ya una cuestión personal, algunos nos han programado poco, otros no, eso se respeta, normal. Con la televisión hay un problema más grande porque tiene métodos de promocionarte más rígidos. Vas a una entrevista y entras a la rutina del programa, y haces un playback obligatoriamente. Cosa que tampoco tiene nada de malo, sólo que nosotros hemos decidido no hacerla, porque en fin, no nos gusta. Hacerte famoso es facilísimo con la televisión, sales allí y te ayuda en los contratos.

¿Pero los han invitado?
Nos han invitado a todos lados y ya no tengo cómo disculparme con ellos por no ir. A veces no entienden, se ponen agresivos. También uno tiene derecho a decidir cómo se promociona. Aquí no se acostumbra a que el músico decida su manera de promoción. Lo que nosotros hemos decidido es esperar, tratar de afianzarnos poco a poco, y en la medida de lo posible ir creciendo. Qué pasa, si un grupo como los Nosequién o Miki Gonzalez va a la televisión, los anuncian en los comerciales durante la semana, el rating va a subir, porque todo el mundo los quiere ver. Entonces ellos pueden llegar donde el productor del programa y decirle yo quiero que mi actuación sea así y asá. Ellos pesan sobre el programa. A nosotros no nos conoce nadie. Si el programa pesa sobre nosotros entonces son ellos los que imponen sus condiciones. Nosotros nos arriesgamos simplemente a no hacerlo y ver si lo podemos construir por nuestro propio lado hasta que llegue el momento. Cuando hemos aparecido en la tele ha sido porque alguien ha aceptado ponernos el video clip y la entrevista, o sólo entrevista, o porque hemos tocado en vivo.

¿Cuántos clips tienen grabados?

Hicimos uno de «Fugitivo», que fue otro conflicto porque nosotros no utilizamos el sistema del single. Escogemos la canción como la mejor muestra musical del grupo, y cuando escogen el single en una disquera o radio escogen muy probablemente la que el grupo menos escogería, que es la más sha-la-la, no? Todo el mundo tiene en un disco una canción tipo sha-la-la que no es más que un ingrediente de doce canciones que forman parte del conjunto. Así primero escogimos «Dulce y Veloz» al toque y «Prendí Otro Fuego por Ella», que es una de las más feas de las dos. Entonces hicimos «Fugitivo», pero lo produjo un canal de televisión, y sólo se pudo pasar en ese canal. Luego hicimos «Mujer Noche», que hicimos con una productora, y ese sí se ha visto en Uranio 15 y el 33. En los programas musicales de los otros canales, muy poco. Ahora creo que voy a hacer hasta tres video clips, porque creo que dentro de lo que es promoción alternativa hemos llegado a un tope, ya no vamos a avanzar más. Por eso tal vez el video clip sea una solución intermedia entre no hacer la pista pero sí salir en la televisión y tener trabajo.

Por lo visto eres muy crítico con respecto a canciones que han salido en los casetes, en el sentido de que unas te gustan menos que otras. ¿si existe alguna que incluso llamas la más fea, cómo llegó al casete?
Sí pues, en realidad soy recontracrítico. A la semana que he terminado el disco ya no me gusta (ríe), pero como te digo es un ingrediente más del casete. Si estás haciendo canciones te va a salir una más alegrona, de todas maneras. Me gusta la idea de haber sacado el primer disco, que tiene una super buena intención, pero de encantarme, no me encanta. Me parece de principiantes, tiene un montón de defectos. Todas las cosas negativas que ponían los críticos eran ciertas, que era aburrido, monótono, de principiante, rock español, todo eso es verdad.

¿Puedes vivir de tu música, con Mar de Copas?
Desde marzo. Hasta entonces siempre he tenido otro trabajo que era el sonido con Miki, pero desde marzo que me separé de Miki he estado tratando y estoy recontramisio (ríe). Se puede, pero hay que tener la voluntad, tienes que querer mucho tu chamba. La separación con Miki ha sido amistosa, de mutuo acuerdo. Yo tenía un puesto muy importante en el grupo de Miki que era manejar el espectáculo, toda la rutina de sonido y luces, por eso no me podía ir. He estado diez años con él y no quería dejarlo solo, Lo que pasa es que era muy incómodo, porque el grupo me toma cada vez más tiempo, y ya les estaba fallando en algunas fechas. Así que pusimos el parche, terminamos de entrenar al nuevo técnico y ahí quedó. Wicho sí sigue trabajando con él en el estudio. Toto también se fue. Tres de nosotros (ríe) estábamos allí.

¿Qué te está dando de comer ahorita, los conciertos o la venta de los casetes?
No, la venta de los casetes no da de comer ni siquiera a la disquera. Los conciertos, sí, totalmente.

¿Personalmente con cuál canción te sientes más a gusto, cuál es la más lograda para tí?
A nivel musical, del primer casete, «Por Ti Livo lejos». Del segundo, «País de Tus Sueños». A los demás creo que les gusta «Tras Esa Puerta», también «País de Tus Sueños» y «Sobre las Vías del Tren», que a mí también me encanta. Pero a nivel emocional, por ejemplo «Morir Un Poco» del segundo disco, por eso es la única que canté.

¿Cuando componen, hacen la letra y la música al mismo tiempo?
Siempre es distinto. A veces tienes una idea de música, la desarrollas. Lo típico cuando empiezas a componer es hacer una música y ¡plum!, ponerle una letra encima. Lo cual sigue siendo válido, siempre puede salir algo bueno. Pero después si tienes una idea de música, la vas desarrollando, vas pensando automáticamente en una melodía y sale en conjunto. A veces musicalizas una letra, puede ser de cualquier manera. A veces te viene todo junto a la cabeza, la canción te sale armadita. Y allí hay que tener cuidado porque puedes estarte copiando de otra parte sin darte cuenta.

¿Te ha pasado?
Millones de veces y creo que a todos los músicos les pasa lo mismo. Es muy común. Hay un montón de músicos a los que no les gusta escuchar música por eso.

¿Y tú?
Yo escucho música las 24 horas del día. Creo que lo que más me gusta hacer en la vida después del fútbol es escuchar música [Manolo es hincha de Alianza].

¿Algo en especial?
De todo. Puedo escuchar desde lo más punk hasta Ricardo Montaner. Me gusta la música en general. De chiquillo me gustaban los Stones, los Beatles. Ya después en los ochenta los Smiths eran mis dioses. Ahora más bien estoy escuchando un poco de todo. De los grupos nuevos, Nirvana, y un montón de grupos más. Lo que pasa es que antes eran unos escogidos, ahora todos suenan de la patada. A veces te quemas, escuchas una canción en la radio o en MTV, dices qué maravilla de grupo, escuchas el disco y no era más que eso.

¿De los grupos nacionales cual te parece el mejor?
Hay a montones. Lamentablemente no son tan conocidos. Ahorita lo que más me gusta son los Zopilotes. Lo que pasa es que la música que me gusta es muy distinta a la que hago. Pero hay miles de grupos buenos: Dolores Delirio, La Liga del Sueño. De los famosos también, Miki tiene sus cosas.

Hoy la mayoría de grupos nacionales que suenan actualmente vienen de los ochentas, ¿qué opinas de eso?
Yo siempre le digo a Pedro Cornejo que ¿cuándo va a salir un grupo nuevo de verdad?, osea chiquillos de 18 o 19 años que tengan su grupo y que hagan sus canciones. Yo me muero de curiosidad por saber qué música van a tocar. Debe ser lo máximo. Porque todos estos grupos que están saliendo ahora son los mismos que en los ochenta no les iba bien, o algunos que eran subterráneos. De los que están en Eureka ahorita, G-3, Mar de Copas, La Liga del Sueño, todos son de los ochentas. Y de los que han entrado ahora Mundo Raro, Combustible, incluso Radio Criminal.Yo tengo 28 años, lo cual es un problema porque supuestamente hago música para adolescentes, y también te raya pues, porque de adolescente no tengo nada. Esa relación con los chiquillos de 18 años que van a los conciertos, es algo raro.

¿Crees que le falta algo a la música que se hace a nivel local?
Creo que lo único que les falta es desarrollo. Yo me imagino que en Estados Unidos, Inglaterra, Argentina, un grupo que saca su longplay debe haber hecho antes unas cinco o seis grabaciones, porque es gente que tiene consolas en su casa, tiene instrumentos, tiene estudios baratos donde trabajar, tiene sitios donde tocar desde hace mucho tiempo, entonces su primer disco no suena a principiante. Acá es todo lo contrario.

Acá estás obligado a salir la primera vez un poco tieso.
De hecho. Yo toco hace tiempo pero todavía no tengo experiencia en los estudios, para nada. Ya debería dominar todo lo que es grabación y no lo domino. Hemos tenido muchos problemas para grabar los discos.

¿Se han fijado objetivos como grupo?
Nunca nos hemos trazado metas tipo: para tal fecha provincias, o internacionalización. El único objetivo es realmente tratar de hacer cada vez un disco mejor. Si yo veo que me estanco, ahí sí que me planto de todas maneras. Y lo he pensado varias veces. Pero ahora la cabeza se me está llenando de ideas para el tercer disco, que voy a hacer de todas maneras.

¿Consideras que Entre los Arboles, su segundo casete, le gusta más a todo tipo de gente?
No me parece. Lo que he visto es que a la gente que escucha a Mar de Copas por primera vez con el segundo casete les encanta. Pero a la gente que había escuchado el primero, el segundo les ha decepcionado, (ríe) lo cual a mí me ha decepcionado, porque el segundo me parece infinitamente superior. En realidad no entiendo por qué a la gente le ha gustado nuestra música. De repente es por la intención del grupo, que consiste en hacer canciones buenas, canciones bonitas. No es que falten grupos que hagan música así, pero no son conocidos. Entonces de repente la gente se ha agarrado de nosotros porque nos han tenido más a la mano

Entrevista realizada a Mar de Copas (Manolo Barrios) en 1995.

 
© Copyright 1999-2008 Mar de Copas - Dirección: Pasaje Buckley 375, San Antonio - Miraflores
Teléfono: +51 (1) 4472820 / E-mail: contactomdc@yahoo.com
Lima - Perú
Webmaster: Jorge Enrique :: Colaboradores: La Lista - MDC