GRAN ESTELAR... Noche de copas
Al borde del mar

CONSERVANDO EL CARACTERÍSTICO ESTILO SAZONADO CON POP IBÉRICO OCHENTERO QUE LOS HA CONVERTIDO CASI EN UNA BANDA DE CULTO, MAR DE COPAR PISÓ POR PRIMERA VEZ EL GRAN ESTELAR CON UNA HONESTÍSIMA FAENA.

En su favor habría que señalar que, tras la hermosa cortina de una limeñísima y tenue garúa de invierno, filtraron ese excepcional efecto que, ante sus incondicionales, los hace entrañables: una curiosa versión de "La internacional socialista" transformada en canción-obertura como punta de lanza para abrir un rosario compuesto por sus característicos temas cumbre y algunos paseos musicales.

Para su debut ferial habían anunciado una puesta en escena renovada, acontecimiento que ocurrió hacia el cuarto tema, "País de tus sueños" (después de "El dolor del amor" y "CPAM"): dieciséis tachos de luz macilenta, distribuidas en cuatro secciones, centelleando sobre humo blanco. Entre la niebla: Manolo Barrios, Wicho García y César Zamalloa; atrás, hundido entre tambores Toto Leverone y tras un teclado Claudia Salem, derramando lisura por partida doble: suplió con creces a la grávida Phoebe Condos.

"Fugitivo", eficaz preámbulo para la ágil y radiable "Dulce y veloz", fue calando en la masa que, ávida, agolpaba sobre el hierro que resguarda la zona VIP, y se balanceaba bajo el melancólico influjo de "Entre los árboles", "Prendí otro fuego por ella", "Al pasar de las horas" y "Enloqueciendo". Hasta que, finalmente, hizo su aparición su majestad: "La máquina del tiempo" para que aquella densidad opiácea, propia de bandas con dignidad, se instale con levedad: "En el rumbo del mar" como preámbulo para esa joyita que es "Adiós amor", injustamente recibida por un respetable preocupadísimo en corear "Sol soberano", "Prisión" (excelente Manolo Barrios desmarcándose del férreo formato al que está sometido el show del grupo), "Suna" y "LB". Hasta la irrupción de otro inestimable presente que suele obsequiar el colectivo de Villa Ruby: "Tras esa puerta".  Pero, claro, nada mejor para la afición que la estupenda "Mujer noche", debidamente sazonada con las tradicionales palmas en alto y un mar de fans enamoradas entrecerrando los ojos, separando los labios.

Viajando en la piel: así pasó Mar de Copas por la Feria. La ausencia de un verdadero 'frontman' y de un mayor despliegue escénico se suple con creces: con canciones entrañables. Entre ellas, muy especialmente, "Canción", tema-símbolo, deuda impagable de todos los peruanos para esta cofradía siempre presta a extraer algunas perlas desde aquí, desde el borde del mar.

Cortesía del diario "El Comercio"

 
© Copyright 1999-2008 Mar de Copas - Dirección: Pasaje Buckley 375, San Antonio - Miraflores
Teléfono: +51 (1) 4472820 / E-mail: contactomdc@yahoo.com
Lima - Perú
Webmaster: Jorge Enrique :: Colaboradores: La Lista - MDC