Comentario del CD "mar de copas III"

Casi tres años separan a "Mar de Copas III" de "Entre los árboles", el disco que se encargó de consolidar a este sexteto como uno de los grupos más representativos de la escena peruana. Felizmente, la larga espera valió la pena, por que el contenido de este placa no solo es una reafirmación del (tan vehementemente elogiado como vilipendiado) habitual sonido "marcopesco", sino también un paso hacia adelante que, seguramente, terminará de convencer a quienes no veian en ellos más que unos hábiles recicladores de estilos pertenecientes a un pasado próximo (el tan mentado rock español ochentero) y lejano (la Nueva Ola terminal de los comienzos de los setentas).

Los arreglos y el cuidado puesto en cada uno de los surcos es evidente. A ello debe haber contribuido el contar con un estudio de grabación propio, y también la inclusión del bajista César Zamalloa en la hasta hace un tiempo monopólica dupla compositiva Barrios-Leverone. A canciones ciertamente convencionales, se suman otras que, por su naturaleza, hubiesen desentonado dentro de la homogeniedad del disco debut o de la linea melódica de "Entre los árboles"; y que traslucen, además de un verdadero trabajo colectivo, ganas de probar cosas, si no nuevas, por lo menos desacostumbradas.

Es el caso de temas tan inclasificables como "A Dios" (Vals? poseedor de un solo de guitarra tan intenso como oportuno), "De tierra" (con un inicio y un parentisis instrumental que sorprende por venir de quien viene) o "LB", surco eleguido para promocionar el disco, donde, entre varios cambios de ritmo, confluyen las voces de Manolo y Wicho.

Pero si toda esta aparentemente densa complejidad no termina de convencer a quienes se quedaron encandilados con los anteriores producciones, aún quedan temas más estándares (mas no repetitivos como si lo son "Cuenta la historia" o "Momento de ti"), que sin duda van a ser los nuevos "Mujer noche" y "Prendí otro fuego por ella". Ahi están por ejemplo, "Tu voz", con su pegajoso teclado; "Viento marchito", la intensa "Al pasar de las horas" y "Despedida", favorita de quien escribe estas lineas por esos increibles teclados y por su lírica, que parece resumir en pocas frases la temática del grupo. Algo aplicable tambien a "Ni para rogar un beso", una mezcla de fatídico bolero cantinero y rock, y "Un nuevo intento", ambas compuestas y cantadas en solitario por Barrios, que con este tipo de temas se revela como el responsable directo de ese aire de tierno desencanto y melancolia que irradia este Mar de Copas que, en este nuevo disco, paradojicamente suena más vital y arriesgado que nunca.

(Por Fidel Gutierrez - Revista Caleta #18 Diciembre 1997).

 
© Copyright 1999-2008 Mar de Copas - Dirección: Pasaje Buckley 375, San Antonio - Miraflores
Teléfono: +51 (1) 4472820 / E-mail: contactomdc@yahoo.com
Lima - Perú
Webmaster: Jorge Enrique :: Colaboradores: La Lista - MDC